Artículo

Las PPatadas al diccionario

Cuando pensamos en políticos me temo que el común de los mortales piensa en personas de verbo fácil, con tendencia a usar la palabra más grandilocuente y hueca, a llenar espacios con gestos vacíos y “facilidad” para la promesa, y por ende a cumplir el dicho de “una vez metido adiós a lo prometido”.

Recientemente ha salido a la calle la nueva edición del diccionario de la RAE, que ha introducido palabras como amigovio (¿alguien usa esta palabra?), friki, papichulo, birra, botellón, gorrilla y chupi,… pero también han introducido otra que sólo ha servido para mantener una idea antigua, muy antigua, la palabra “trapacero” como acepción de gitano.

Rápidamente saltaron voces desde el colectivo gitano y llevaron la protesta a la calle, indignados por el ataque que se estaba haciendo al llamarlos tramposos, mentirosos,…

Su protesta ha conseguido que este significado desaparezca de la edición digital ya que de la escrita no se podía. Ya estaba impreso y editado… Han conseguido poner el foco en lo importante, han logrado que se les escuche y las cosas cambien. Gran lección.

Gran lección a imitar, porque todos los días se dan en este país patadas al diccionario y hay motivos más que suficientes para salir a la calle a pelelarlas. Hoy voy a hablar del diccionario de nuestros políticos. Y me voy a ir  a lo fácil, dan mucho juego, nuestros PPolíticos, son los que nos gobiernan, desgobiernan? No sabría decantarme sobre si construyen o deconstruyen, reforman o desrreforman… existe este palabro? Leer más