Artículo

Necesitas ver Glow

Este verano se está notando mucho que no tenemos pelas. Partidas de póker, tardes de sofá con películas y series. Nos hemos puesto al día con Juego de Tronos, estamos viendo Doctor en Alaska. Hemos visto GLOW!!! Bravo por esta serie.

Gracias Netflix por una serie tan diferente. La norma, en el cine o en la tele, son las mujeres de relleno, alrededor de figuras masculinas y siendo estupendas, según los parámetros machunos. Si hay alguna acción entre nosotras, suele ser de competencia, el destripe, y casi siempre habrá un hombre de por medio.

A estas alturas conocemos el test de Bechdel. Esta serie lo pasa de sobra. Leer más

Artículo

Ni supermanes, ni wonderwomans

Este verano fuimos a ver en familia Wonder Woman. Salvada la euforia inicial, el subidón de ver aquella fuerza de la naturaleza, vinieron los pensamientos críticos. Íbamos con un amiguito de mi hijo, que tuvo que flipar bastante al escucharnos hablar de feminismos, estereotipos, empoderamiento…

Esas amazonas, TODAS hermosas, poderosas, fuertes, supercachas… Peleando con corsés imposibles, Y EN TACONES (de cuña pero tacones), con todo en su sitio, a ninguna le sobraba nada. Alguna concesión con algún muslo que se mueve tras un impacto, alguna pata de gallo en las más talluditas, pero eran la excepción. El ambiente estaba todo impregnado de “perfección” y “belleza”.

El argumento de la peli pasa de ser ella la que va a salvar el mundo, a ser ella la salvada junto con el mundo. El momento heróico es para el hombre. Que por un lado está bien. Es un ser mortal que sacrifica su existencia, sabiendo que va a morir, que no tiene superpoderes, ni vidas de repuesto. Pero por otro lado, ella, personaje femenino ha caído totalmente en el estereotipo de superHÉROE. Imbuída de testosterona se deja llevar por la ira y la furia, propias de cualquier película de machitos y no siente la empatía suficiente para con quien le está pidiendo ayuda.

Los estereopotipos están ahí. Leer más